domingo, 31 de diciembre de 2017

EPÍLOGO: 31 DE DICIEMBRE DE 2017

Bueno, aquí otro año que termina. Un año intenso y delicado, lleno tanto de colores y flores, como de sombras y espinas. Un año donde la luz y la oscuridad iban de la mano, y donde un chico que estaba perdido logró encontrarse. Quizá no sepa exactamente a donde voy, ni a donde me dirijo, solo sé que me tengo a mi mismo. Y ahora por fin, lo puedo ver con toda claridad. La venda se me ha caído de los ojos, el prisma que tenía era el correcto. Quizá solo hacía falta un poco de luz y fé en esta larga fase en la cual he aprendido a creer en mi mismo, mediante la ataraxia y la fortaleza del alma frente la adversidad.

Errores. Simples errores. En eso consiste la vida, en levantarse y caer. En aprender y crecer. Dejar llevarte por tus sentimientos y equivocarte, guiarte por el corazón, aunque aveces la cabeza se interponga. Sea como sea, nunca vas a saber el resultado si no lo intentas. Doy gracias a este año por todas las cosas buenas que me han pasado, a un chico de 23 años, con los sueños en la mano y una vida por delante llena de ilusiones y deseos, viviendo miles de aventuras y visitando lugares increíbles. Londres, París, Nueva York, Roma....lugares llenos de magia y sentimientos. Gracias a toda la gente que he conocido y que ha formado parte de mi vida este año, solo espero que el próximo año sea más y mejor. A estas alturas de mi vida, doy gracias por ser como soy, tener salud y gente me quiere. Y también quiero dar gracias a toda esa gente que esta aquí, día tras día compartiendo mi visión del mundo. A todas esas personas que piensan como yo, con la cabeza en la tierra y los pies en las nubes. A todos aquellos corazones románticos y solitarios que creen todo lo que pasa en las novelas. Porque nunca se debe dejar de soñar, ni de vivir. Nunca sabrás que puede pasarte a la vuelta de la esquina, ni que pasará en la próxima página del libro de tu vida. Aunque al decir verdad, también ha sido un año muy difícil, lleno de emociones y heridas, y el cual me llevo como una gran experiencia. Aveces hay que saber ver más allá de lo visible, porque donde se cierra una puerta se abre una ventana, y donde hay un silencio existe una melodía. Así que nunca pierdas la fé, porque la suerte esta en los sitios más inesperados. La vida es como una película, pero tu no sabes el guión.

Hasta siempre 2017.


Y a todos vosotros, nos vemos en 2018!!


TO  BE CONTINUED...

No hay comentarios: